Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Simplemente

Simplísima insolencia, pura vida.
Desgárrame la sien, está vendida.
Que duele no lo dudes un segundo.
Revienta mis oídos, este mundo.

Muérdeme los labios, insensata.
Cómemelo todo ¿Quién descarta
pasiones, aventuras, emociones,
disculpas, amoríos, diversiones?

Aquí te espero, mi fiel compañera.
Que puedas con mi vida yo quisiera.

6 comentarios:

Irene Comendador dijo...

Una petición que raya casi la demencia, muerdeme, haz conmigo lo que ansies, bellas palabras en un grito ahogado, pero que todos en algun momento hemos querido decir, genial. Que artistazo estás hecho bicho
Besos y mas besos (que te debo muchos)

María dijo...

Julio, tu poema es muy apasionado lleno de deseos, de amor, de sentimientos... simplemente precioso.

Un beso.

MEME dijo...

Cuanta pasión,
tanta que queman tus letras...

Julio Benavente Caballero dijo...

Irenilla, doctora, si tú me debes besos, mi agradecimiento no sé cómo pagarlo. Dímelo tú. A tus pies maestra.
Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias María, disfruto tanto en tú blog, tienes siempre tan bellos poemas, que vert en el mío, hasta me ruboriza. Mi admiración. Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

Meme, encantado. Sé bienvenida.
Quién no se apasiona hablando cara a cara con la muerte?
Un beso