Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

jueves, 24 de mayo de 2012

Silencios de tus ojos

Cada vez que pretendo cantar lo que siento por ti
me descubro perdido entre lunas.
Ya no sé escribir.
Ni siquiera qué tono elegir.


Demasiado difícil descifrar las lágrimas preciosas de mi atril.
Imagino tu boca y emborrono verso tras verso,
papel tras papel, sin decir
lo que mi boca sabe.


Sabe mucho más que yo, que no sé nada.
Que si no te tengo, me quedo sin alma,
porque mi alma eres tú.


Tus ojos, susurros de tus ojos, sonrisas de tus ojos, miradas de tus ojos.
Tus ojos, amores de tus ojos, caricias de tus ojos, silencios de tus ojos.


Una letra escondiendo tu rostro, es bastante para despertar
mil alucinaciones, que van desde un soplo de brisa,
hasta sentir clavado un cristal,
o un trocito de rojo coral.


¿Demasiado veloz este vuelo piloto de un jet de papel?
Dejo que los vientos me guíen.
No importa si es hacia la gloria o contra una pared.
Sólo sé que te quiero tener, y tenerte no es querer coger.
Tenerte es soltarte.


Y sabes, mejor que yo, que no sé nada, 
que si no te tengo, me quedo sin alma, 
porque mi alma eres tú.


Las palabras de tus ojos.

16 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Me dejaste muda por buen rato al terminar de leerte.

Realmente tus letras, son una caricia para el alma.

Bellísimo silencio!!!

Besos de mariposa, Julio.

Julio Benavente Caballero dijo...

Mil gracias por seguirme, leerme y comentar con tanto cariño.
Besos

Bela Marbel dijo...

Tiene una extraordinaria capacidad para emocionarme. Gracias.

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias a ti, Bela, por tus comentarios.
Saludos.

Duna dijo...

Me ha encantado el poema, pero especialmente esto:

Sólo sé que te quiero tener, y tenerte no es querer coger.
Tenerte es soltarte.


Y sabes, mejor que yo, que no sé nada,

Besos.

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias Duna. Creo que todos lo sabemos, pero, a veces, conviene recordar que cada uno es un todo, y si no lo es ¿ cómo puede amar a otr@?
Me encantan tus comentarios. Miles de gracias.
Un beso.

ella_azul dijo...

¡Precioso!...Sobre todo el tener que soltarte...me ha dejado sin palabras- qué de acuerdo estoy:-)Tú sigue escribiendo, porque lo haces genial.

Julio Benavente Caballero dijo...

Muchas gracias, Ella. A mí también me gusta lo que veo en tu casa.
Besos

María dijo...

Sin alma si no la tienes, con mudas letras sino la sientes, sin miradas sino encuentras sus ojos.

Un beso.

Julio Benavente Caballero dijo...

María, gracias por tus comentarios.
Qué cantidad de cosas se sienten a veces...
Besos.

Mafalda dijo...

Maravilloso, Julio, de verdad, es... no sé qué decirte. Los últimos cuatro versos me parecen deliciosos. Y dice tanto el poema, tanto, que me quedo aún descifrando.
Abrazos.

Julio Benavente Caballero dijo...

Mafalda, me encanta si te gusta, pase por tu casa y con permiso me quedaré.
Besos.

Mafalda dijo...

Sin permiso, por supuesto, ya sabes, mi puerta está abierta para quien quiera entrar. Celebro haber recalado aquí, en tu espacio. Tengo mucho que leer. Celebro también que gustes de pasarte por el mío.
Abrazo.

Julio Benavente Caballero dijo...

Me gustó mucho, Mafalda, iré leyendo poco a poco.
Gracias.
Un abrazo.

pilar dijo...

Este poema te abre las puertas del alma.
Ya tienes una admiradora más.

felicidades¡¡¡

CUCA dijo...

Lindo, lindo, lindo.
Besos, beso, besos.