Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

jueves, 24 de mayo de 2012

Trovador

Me he sentado a esperarte en la vieja casa
donde a veces cantábamos tú y yo
le he contado al fuego lo que nos pasa
con el corazón


Dice el fuego que si espero desesperas
y que si esperas tú desespero yo
Vamos a ver que hacemos con esta historia 
o con esta canción


Yo seguiré esperándote hasta que llegues
y si no llegas no dejaré jamás
de hacer canciones para cantarlas 
con mi soledad


Dicen las brasas que si te espero marchas
y que si yo me marcho tú volverás
A esta canción estoy viendo que le falta
tu voz de cristal


Al trovador estoy viendo que le sobra
sentarse a esperar.

4 comentarios:

lur dijo...

El fuego lleva razón, es lo que tiene ser trovador, al final su destino es caminar.
Un saludo.

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias por tu comentario.
Sigamos caminando...
Besos

Gizela dijo...

Muy bello!!
Sabe bien el trovador, que hacer con las canciones del amor:
Bellos versos...
Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

A veces, no muy bien, Gizela.
Me alegra que te guste, gracias.
Besos.