Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

lunes, 6 de febrero de 2012

Dolor de ti

La una, las dos, las tres
de esta noche desarropada,
a la que el sueño no se asoma
por hacerte espacio en mí.

La una, las dos, las tres.
Mil veces tu voz repasada,
desde el llanto hasta la boca,
para no poder dormir.

Las cuatro y las cinco.
Imposible caricia tuya.
Claridad de la alborada
obligado a no vivir.

Las cuatro y las cinco
de una desilusión muda.
Dolorida madrugada
que amenaza con el fin.

Las seis y salgo a no verte.
Las siete mueren sin ti.

13 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Unos versos muy nostálgicos, de aquellos que solo se sienten por quien tanto se añora.

Uno, dos, tres y cien abrazos para ti.

Ángela dijo...

lo que viene siendo una noche toledana, amigo mio. el amor, que es así de brujo y de cruel. Necesario y tormentoso.
Las seis y salgo a no verte
las siete mueren sin ti.

a las ocho te va a llamar, ya verás.
Un abrazo, y me alegro de tu vuelta.

Ángela dijo...

...creo que me he enganchado a la cola de tu cometa. Me encanta como escribes.:)

Julio G. Martín dijo...

Dichosa nostalgia.
Gracias Diana, por venir y por tantos abrazos.

Julio G. Martín dijo...

En esas noches tan largas, hay tiempo de sufrir lo suficiente, como para poder seguir apreciando las maravillas de un beso.

Gracias Ángela. Ando yendo de vez en cuando a tu vertiginoso relato. Hasta que se me pase la impresión.
Un abrazo

MORGANA dijo...

Doloroso pero no por menos bello,muy bello.
Tengo un regalo en mi blog.
millones de besos.

INFECTADA X dijo...

Qué insoportable se hacen las horas cuando no se tiene al lado a quien se se necesita o se ama. Precioso, Julio! Un beso

Julio G. Martín dijo...

Mil gracias por tu regalo, Morgana. Vuelve pronto.
Besos

Julio G. Martín dijo...

Gracias, Macu.
A veces las horas se alargan demasiado...
Besos

Irene Comendador dijo...

La insufrible espera del que desespera, tan vez mañana cuenten menos horas hasta la ansiada llegada, quien sabe...
Besotes mi Julio, maravillosas letras nos dejas siempre :DD

Julio G. Martín dijo...

Gracias Irene.
Espero que te dejen volver prontito.
Un beso

Gizela dijo...

Creo que todos hemos vivido, trasnochos así
No todos podemos hacer de ellos un poema tan bello, pero sí revivir, esas horas que pasan...
Bien bello!!!
Un beso

Julio Benavente Caballero dijo...

Gracias Gizela.
Besos