Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

lunes, 13 de febrero de 2012

Que esto quede entre tú y yo

Añoro los segundos y el calor
que no deseas compartir conmigo
y dejo aquí un hombro amoroso
por si de tu mirada caen espejos

añado también dos manos firmes
para acariciar ternuras tuyas
estos oídos enamorados
que escucharán todos tus suspiros

unos brazos largos extendidos
donde cobijarte si la vida enfría
mis noches que van a ser eternas
por si ciega la luz del mundo absurdo

dos ojos ansiosos por mirarte
si decides desnudar una utopía
varias sonrisas efervescentes
para compensarte las tristezas

un te amo susurrado tan suave
que no molestará si no deseas sentirlo
además te regalo lo que pienso
por que así tú misma te acompañes

mi esperanza inagotable y mi ilusión
donde podrás encontrarme siempre o nunca
según lo deseen tu alma tu piel tu sueño

dejo también aquel beso 
la lágrima que pierdo si digo tu nombre
lo que de mí queda por si algo te gusta

y me llevo tu "te amo" Amor
aunque si quieres te lo devuelvo.

27 comentarios:

Irene Comendador dijo...

Ay madre ay madre, lo regalas todo eh? me parece justo si al final te dejan desenvolver tu regalo a tí tambien ;)
Lo de regalar lo que piensas para que ella misma se acompañe, una genialidad, y no te cuento nada de ese beso acompañado de lágrima pronunciada.... uuuff que hasta escalofrio me has dejado hoy
gracias *_*

Julio G. Martín dijo...

Gracias por venir, Irene y gracias por tu regalo literario. Me ha hecho mucha ilusión, es un libro muy bueno.
Pues sí, todo para su legítima dueña, creo que es justo, aunque yo me sienta cobarde a lo Boabdil.
Precioso tu comentario.
Un montón de besos.

Duna dijo...

Julio, encantada de descubrir tu blog, y agradecida por tu visita al mío.
Me encanta la entrega que expresas en tus letras, y me quedo siguiéndote.

Un beso, poeta!

Ángela dijo...

No sé que resaltar de este poema, Julio, es que me gusta de arriba abajo, desde la añoranza de esos segundos hasta ese "te amo" que te llevas de puntillas. Si ella lo necesita te lo arrancarás de la boca y lo volverás a poner a sus pies.
Todo en conjunto es una belleza, mi amigo, constituye un verdadero placer venir a esta hermosa casa tuya y leerte, compañero. Un abrazo cálido y sincero.

CARLOS dijo...

Se que no compensa Julio, pero ten en cuenta que uno solo es realmente productivo en el desamor...
Te deseo que lo seas menos lo antes posible...prefiero leerte menos y saber que sonries más...

Un abrazooo

Respirando entre palabras. dijo...

Entre tu y mil meres quedará.
Apenas soy quien tiene el honor de observar y sentir lo que llevas dentro.
Mar de sensaciones que deseo con el corazón, un dia no muy lejano se hagan realidad.
No descartes sueños Julio, lucha por ellos.
Besos

Igor dijo...

Un poema desesperado. Ya casi parece que ella esté a punto de evaporarse y quieras agarrar su sombra.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Es muy emotivo el poema.
Ojalá quiera.

Saludos.

Julio G. Martín dijo...

Duna,tu blog es todo un descubrimiento.
Me encanta lo que voy leyendo en él.
Besos

Ángela, ya sabes que te debo uno de calamares. Con estas cosas tan bonitas que me dices, pongamos también una cervecita...
Un abrazo

Julio G. Martín dijo...

Carlos, te lo agradezco. Dentro de poco, cuando sea feliz porque no espere nada de nadie, seguro que puedo sonreir.
Un abrazo, amigo.

Igor, se evaporó antes de que llegase a su sombra.
Gracias. Un abrazo

Julio G. Martín dijo...

Toro, muy sagaz.
Gracias.
Un abrazo

Respirando entre palabras. dijo...

Por qué estaba tan segura de haber comentado esta entrada?
Tal vez quise ser cómplice de un secreto que solo desea ser realidad ante tus ojos.
Tu sueño convertido Julio, tu realidad compartida con quien amas.
Precioso post!
Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

Qué curioso Respirando, yo también hubiese jurado que ya había leído tu comentario a esta entrada.
Me encanta tu optimismo.
Gracias.
Besos

Endless Love dijo...

No se devuelve un te amo, este siempre se da y se recibe, ese verbo conjugado es capaz de desnudar la utopía. Con ese te amo compensamos las tristezas, y acariciamos las ternuras.
Bellos versos.
Gracias por compartirlos.
Un abrazo

José Manuel dijo...

Qué quede entre tú y yo Julio, en el desamor que sea ligero el equipaje, no te lleves nada, porque sino se convertirá en un lastre para rehacer tu vida.

Un abrazo

Julio Benavente Caballero dijo...

Endless, cierto que, a veces, hay "te amos" que son la vida. Todo.
Gracias por tu comentario.
Besos

José Manuel. Bienvenido al blog, me encantan los tuyos y los sigo. Me alegra verte aquí.
Tienes mucha razón en lo que dices. Pero me llevé lastre suficiente, para no rehacer mi vida.
Un abrazo.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hola Julio:

Un poema muy emotivo... imposible ser indiferente a tanto amor.

Besos y abrazos alados, Feliz día del amor y la amistad!

Y ojala tus deseos se cumplan pronto!

Julio Benavente Caballero dijo...

Diana, feliz día también para ti.
Me encantó tu poema.
Besos

María dijo...

Lágrimas envueltas en lluvia que caen y derraman el cuerpo abrazado de unas letras que laten, que sienten, que son fuente de vida, en las miradas abrigadas.

Un beso.

BEATRIZ dijo...

Una disposición que no fácil se encuentra. La entrega total.

Saludos Julio.

Gizela dijo...

Julio, muchas gracias por tu visita
Especialmente, porque me permitió seguir tu huella y llegar hasta este blog tan bello!!!
Es muy intenso tu: Que esto quede entre tú y yo
Siempre entre sólo dos, quedan los brotes de amor verdadero y las raíces, del desamor...
Me encantó tu poema!!!
Me llevo tu enlace, para poder seguir tus ediciones!
Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

MARÍA, eres tan poeta que tu comentario es más bello que mi poema.
Muchas gracias.
Besos

BEATRIZ, sencilla la entrega total cuando se ama de verdad.
Encantado de verte aquí.
Saludos.

Julio Benavente Caballero dijo...

GIZELA, me encanta verte aquí, muchísimas gracias por tomarte la molestia de venir y comentar.
Disfruté y sigo disfrutando en tu blog, que me encantó.
Bienvenida.
"Que esto quede entre tú y yo" permite, además de ser entre sólo dos, que quede algo...
Me encanta ver ese acento en "sólo" que ya tan pocos ponemos y que me niego a dejar de usar.
Besos

Isa Ramos dijo...

Precioso el poema. Me gusta mucho porque no das nada por hecho. Ademàs eres muy sensible, y si la otra parte no está de acuerdo, no obligas, solo propones, e incluso devuelves palabras o te llevas por si no gustaran.
Saludos y un abrazo

Julio Benavente Caballero dijo...

ISA, nunca podría dar por hecho nada, ni mucho menos obligar, a quien sólo me haría feliz, siendo feliz.
Muchas gracias.
Un abrazo.

Julio Benavente Caballero dijo...

RESPIRANDO, cosas de fantasmas blogueros. Tu primer comentario que desapareció, ha vuelto a aparecer...
Me alegra, porque sabía que lo había visto en algún momento, aunque no me dio tiempo a contestarte ;)
Para celebrarlo te haré caso a lo que me dijiste en la entrada anterior y cambio por unos días mi apariencia por una menos introvertida y triste.
Besos

Julio Benavente Caballero dijo...

Perdón, que no era en el anterior. Era en "Hacer contigo el amor sin usar esa palabra".
Bueno no es que sonría mucho, pero se me ve la cara...