Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

domingo, 8 de enero de 2012

Ardua tarea conseguir que te odie

Ayer inflamaste mi noche de carcajadas
Me amaste y me pediste el aliento
Que ya atesorabas entre tus manos vacilantes
Hace ahora mismo dos eternidades y cuarto

Te lo di de nuevo sangrando transparencias
Pero tus ojos tuvieron la certeza de verlo
Aún así solicitaste mi ayuda incrédula
Sabedora también de que ya la tenías

Amar es muy simple fueron tus palabras
Yo digo que ni tan siquiera es
Ocurre inevitable y soberbio
Es el único verbo que se conjuga solo
Latido a latido de nuestra experiencia

Lo difícil es seguir amándome
No queriendo olvidar que un día te mentí
O ignorando mis desbordadas verdades

Lo difícil es seguir amándote
Mientras trabajas meticulosa
En la ardua tarea de conseguir que te odie

Hoy he ido a rescatarte iluso ilusionado
Porque tú me lo pediste y porque
Cómo voy a odiarte cuando tanto amo

A la amenazante torre de dudas trasnochadas
En la que te empeñas en permanecer prisionera
Temerosa de ser amada en exceso

Y una bruja me ha quemado la escalera.

20 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ardua tarea la que te espera.
Debe valer mucho la pena.

Saludos.

Ángela dijo...

Impresionante Julio. Me has recordado a un poeta amigo mio que siempre consigue ponerme las tripas boca arriba: Whitman, el papi del verso libre.
Pues eso, que me has dejado sin aliento.
Lo que dicen por ahí: que muco debe valer la pena. Lucha entonces.

Ángela dijo...

Más que muco igual quise decir mucho jaja un beso, niño.

Julio G. Martín dijo...

Toro, como tú mismo dijiste, un guerrero enamorado es invencible.
Bueno Ángela, cuando se me pasen los rubores por esa aduladora comparación, seguiré luchando a muerte ;)Besos.

INFECTADA X dijo...

Genial, Julio. Me ha encantado esta parte:
"A la amenazante torre de dudas trasnochadas
En la que te empeñas en permanecer prisionera
Temerosa de ser amada en exceso" Abrazos, Julio!!

Julio G. Martín dijo...

Gracias Macu. Un beso.

azpeitia dijo...

Original tu poesía y bello tu blog...un abrazo de azpeitia

MORGANA dijo...

Julio el poema es perfecto,despertó muchos sentimientos en mí.Merece la pena luchar,siempre,y más aún si es por amor.
Besos embrujados.

Carlos dijo...

Julio, desde mi humilde opinión..lo mejor que te he leido....

Un abrazo

Julio G. Martín dijo...

Azpeitia, me alegra que te guste. El tuyo también me gustó. Bienvenido y gracias.

Bienvenida Morgana. Un honor tenerte por aquí. Muchas gracias por comentarme. Desde luego no creo que haya otro motivo para luchar. Besos.

Carlos, impresionado estoy yo mismo de lo productivo que resulta el dolor. Gracias.
Un abrazo

Irene Comendador dijo...

Sin palabras, (y ya sabes que eso en mí es dificil) pero es que me has dejado sin palabras, desde ese verbo que se conjuga solo, hasta esa mujer prisionera de sus propios miedos que prende el trayecto hasta su acercamiento, wow wow wow mi Julio, IM-presionante, me encanta. No me extraña lo mas minimo tu exito en comentarios, porque eres un artista (no te ofendas) el puto amo :D
Besos sinceros

Julio G. Martín dijo...

Porqué me iba a ofender, Irene, al contrario, muchísimas gracias y me alegro mucho de haberte dejado sin palabras ;) Besos

MORGANA dijo...

Vengo a dejarte mi beso y desearte buen fin de semana.

Respirando entre palabras. dijo...

En el amor no hay lugar para la mentira.
Dime...Después del "engaño" como se puede pensar que el amor existe.
Como se hace para volver a decir TE AMO, sin que cada letra pese en la memoria?
Como se arriesga a perder el amor cuando el mismo "supuestamente" lo era todo?
Amas realmente o juegas a amar?
Bueno mejor me voy, este tema me saca...
Besote

Julio G. Martín dijo...

Respirando, gracias por el comentario. Tienes toda la razón.
Este tema, a quién no le saca...
Besos

Bela Marbel dijo...

Me ha encantado Julio todo él, pero puestos a quedarse con un cachito, "Y una bruja me ha quemado la escalera" espectacular. Te sigo.

Julio G. Martín dijo...

Gracias Bela. Bienvenida al blog, gracias por seguirme. Ya me habrás visto por el tuyo ;)

María dijo...

Julio, llevo días intentando dejarte un comentario y tengo problemas para hacerlo, me está pasando con otros blogs también, pero no en los que tienen la ventana emergente para comentar, por eso si tú quisieras y cambiaras la configuración no tendríamos problemas a la hora de dejar un comentario en tu blog.

Hoy, por lo menos, he podido comentar aquí, en las entradas de adelante imposible, pero ayer fue imposible en ninguna entrada, y como no tienes email no puedo decírtelo de otra manera.

Un beso.

Julio G. Martín dijo...

Ya lo creo que vale la pena...
Saludos

Julio G. Martín dijo...

Muchísimas gracias, María. Por pasar por aquí y por avisarme.
A mi me pasaba lo mismo hasta que he cambiado de navegador y estoy usando google chrome.
De todos modos cambiaré la configuración. Lo siento porque en los comentarios a los que he respondido se van a cambiar de orden las respuestas, pero que se le va a hacer.
Muchas gracias y besos.