Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

jueves, 26 de enero de 2012

Cuando ella quiera

Ensordecedor su silencio, pleno grito
Sonando cruel en los contornos de mi sangre.
Parado el corazón, por que no oiga al amante
En que pueda reconocer los ritmos míos. 

Respiro, apenas para mantenerme vivo,
Aunque quisiera correr a saciar mi hambre.
No puedo incomodar a aquella, a quien confío
Desnuda, el alma, que quisiera regalarle
Oculta en caricias, verdades, e infinitos.

23 comentarios:

Julio G. Martín dijo...

Uno de nueve versos, Núa ;)

Ángela dijo...

Esperando. Un poema es, para mi, como una mujer hermosa que sugiere más que enseña. Tras los visillos puedes ver la curva de su cintura y la sombra de sus pestañas, el contorno de sus pechos. Uno debe adivinar tras los visillos cómo será en realidad, de qué forma.
Puedo adivinar que quizás esperas que ella abandone ese silencio obstinado y te susurre al oído aquello que estás ESPERANDO.

MORGANA dijo...

Esperando su regreso,su atención,su amor olvidado...maravilloso lo que plasmas siempre,desde el alma....
Besos.

Carlos dijo...

Me encanta..y me gusta el juego ese de la "primera letra"...yo muchas veces lo hago pero no lo aviso....así se que llega solo a mentes listas...jaja..
Esperamos hasta que desesperamos..pero no será el caso..tus caminos tendrán suerte ;)

Un abrazo...

Julio G. Martín dijo...

Gracias, Carlos. Ya quito el aviso, jajaja.
Un abrazo

Julio G. Martín dijo...

Besos Morgana. Gracias por tu visita y cuenta con una enorme sonrisa de ánimo.
Un beso

Julio G. Martín dijo...

Oído cocina! Gracias Ángela.
Mientras espero aprendo, y aprendo a seguir esperando.
Cómo me dejaste con tu "Luna de San Juan", aún no me he recuperado de la impresión.
Besos

lur dijo...

Tropecé con tu espacio, y leyendo la acogida tan grata que ofreces y el contenido, con tu permiso me uno a él.
Un saludo.

Julio G. Martín dijo...

Bienvenida. Espero que pases buenos ratos aquí.
Gracias. Un saludo y ahora voy a ver tu casa.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Un alma desnuda, es el mejor regalo que podrás darle.

Lindo y profundo poema, Julio.

Me encantó!

Abrazos alados.

Julio G. Martín dijo...

Eso creo, Diana. Gracias. Abrazos

Igor dijo...

En la espera. En la total desesperación de la espera. Y esa crueldad del cuando ella quiera.
Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Siempre es cuando ellas quieren.

Saludos.

Julio G. Martín dijo...

Si ella quiere, "cuándo" es lo de menos ;)
Un abrazo, Igor.

Julio G. Martín dijo...

Siempre. Así que esperemos que quieran...
Saludos

Irene Comendador dijo...

Esperando decisiones, llegadas y venidas, esperar siempre es ardua tarea, pero si al final tiene un buen final, es una buena espera. Un besazo mi Julio, que maravilla de joyitas que nos dejas, y que tarde vengo yo siempre a recogerlas eh. Prometo ser mas avispada la próxima vez :DD

Julio G. Martín dijo...

Anda Irenilla, que casi siempre eres la primer...
Gracias por tu visita. Un beso

Respirando entre palabras. dijo...

Vaya acróstico te has mandado...
PRECIOSO!!!
Nada de esperas, el amor está aquí... en tus manos HOY.
Besote

Yemaya dijo...

Una espera que seguro merecerá la pena..
Besos y susurros cálidos

Julio G. Martín dijo...

Claro que sí, Respirando. Aquí lo tengo.
Gracias. Un beso

Julio G. Martín dijo...

Gracias por tu visita. Me encantó tu blog.
Besos

María dijo...

Cuando ella quiera volarás entre tus letras...
fluirás como un manantial de versos,
serás la luz de su vida,
respirarás el oxígeno de sus caricias.

Me encanta tu manera de transmitir, no me canso de leerte.

Un beso.

Julio G. Martín dijo...

Me alegra, María, y muchas gracias.
A mí también me pasa con tus poemas. Me encantan.
Un beso