Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Porque hasta mi soledad se va contigo.

Sin ti estoy solo
aunque tenga cada día más amigos
solo entre la gente que me quiere
solo del todo

Sin ti estoy solo
solo de ti y de mí
porque hasta mi soledad se va contigo
y me deja solo

Sin ti estoy solo
sólo transparencia adormecida
solo de la muerte y de la vida
solo de la nada

Sin ti estoy solo
solo de palabras y de actos
solo de músicas y de poesía
solo de atar

Sin ti estoy solo
solo puedo estar pero es mentira
que siquiera esté solo
sólo no soy

Sin ti estoy solo
sólo esperando tu regreso
para poderte besar sólo un instante
aunque me dejes solo

Sin ti estoy solo
y sólo seguiré estando tan solo
porque tengo soledades compartidas
sólo contigo.

5 comentarios:

Irene Comendador dijo...

La soledad, jodido estado eh, pero hay que luchar contra ella, o al menos intentar sacar lo positivo que ofrezca, aunque esté tan hondo que no se vea. Todos estamos solos al fin y al cabo, lo unico es que algunos consiguen no darse cuenta (en la ignorancia....)
Besazos mi rey, que te ha quedado desgarradoramente precioso ;D

Respirando entre palabras. dijo...

Puedes estar acompañado, y sentirte solo, esa es para mi la peor soledad.
Nadie ocupa un lugar tan especial.Solo quien esperas puede cubrir ese espacio vacio.
Besos y que el vacio se llene nuevamente con la dulce mirada que sin duda esperas.
Cuidate!

TORO SALVAJE dijo...

Espero que regrese.
Y que sea pronto.

Julio G. Martín dijo...

Gracias por los comentarios.
Pues sí, Irene, sólitos nacemos y solitos moriremos aunque haya gente que nos acompañe un rato. Es que, a veces le damos tanta importancia a ese rato...
Y por darle tanta importancia queremos prolongarlo con la misma persona que nos acompañó, como dices, Respirando.
Ojalá tenga continuación, Toro.
Besos y abrazos

Julio G. Martín dijo...

Y como dice Una: Tooooooooooooooooma RAE!!!