Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Un poema meciéndose en tu vientre

Todo
Todo está bien
Y erigías un todo tan grande
Y tan bien estaba en tu precisa perfección
Que me llenaba el corazón de tus generosos amores
Me iba dejando en la polla ligeros latidos y lentas caricias
Que luego devolverte convertidos en ternuras mías
Emanaciones desarropadas de jugos de alma
Volcadas en tu vientre limpio
Eterno de nube
Tuyo
Y
Luego
Buceando en ti
Dentro de tus ojos
Inflamado de libertad amante
Mis labios iban desgranando tus suspiros libres
Y mis dedos tiritaban humedades en tu coño exacto
Volando mi alma con ellos hasta otra realidad
Una mía donde solo había Tú
Tú envolviéndome
Toda suavidad
Amor
A
Ratos
Un momento
Nos moríamos
Resucitando luego
A lenguas ansiosas de bebernos
Manos dibujando los contornos de los sueños
Sexos fundidos en inmovilidades de belleza dolorosa
Y estaban siempre esas dos palabras nuestras
Sé que me quedé allí para siempre
Y sigo allí contigo
En un abrazo
Acunado
Así.

12 comentarios:

Irene Comendador dijo...

Parece la estadistica vertical del amor expulsado por venas engordadas y a punto de reventar de tanto que contienen, maravillosas letras y manera magistral de plasmarlas, hasta en la entrada quedan perfectas a la vista, eres un geniecillo lleno de talento eh?
Un beso y gracias por la lectura mi Julio :DD

Julio G. Martín dijo...

Gracias Irene, siempre ahí, la primera en comentar y siempre tan amable.
Gracias por leerme, doctora.
Un beso.

la rubia de la bici dijo...

A mi no m sale también como a ella, pero me llega igual,:), besos, me ha encantado, Julio,:)

INFECTADA X dijo...

Te digo lo mismo que Irene. Es que hasta esas palabras precisas que has utilizado, son las exactas. Genial como siempre, Julio!

Respirando entre palabras. dijo...

Continúo sin ver tus actualizaciones, pero te diré que basta con acercarse aquí para que hagas correr a toda velocidad la sangre por las venas.
Escribes no bien, re bien...
Continuaré cerca.
Besote

TORO SALVAJE dijo...

Un buen poema.
Me gusta.
Sigues allí porque no se puede estar en otro sitio mejor.

Saludos.

Julio G. Martín dijo...

Hola Rubia, me encanta que te encante, gracias por pasar por aquí y leerme. Muchos besos.

Millones de gracias Macu, elegantísimo, se me pasó, eso es una crítica de verdad, quiero muchas como esa. Pillado y arreglado ;) Un besote y gracias otra vez. Impresionado...qué sutileza. Gracias, gracias.

Respirando, no sé que puede pasar, la gente me ve... Enlázame otra vez por si acaso, jajaja. Gracias por estar aquí y un montón de besos.

Desde luego Toro, nada mejor. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Ángela dijo...

Hay que saber escribir para introducir las palabras coño y polla en un poema de amor y que queden de lujo, que no desentonen, ni estorben. Y tú lo haces con maestría.
Podrías plantar un apio en un jardín de rosas y pasaría desapercibido jaja
Es un placer leerte Julio. Aquí tienes a una lectora rendida.

Julio G. Martín dijo...

Gracias Ángela, por suerte esas palabras son tan parte del amor como el corazón mismo y bueno, probé a poner sinónimos y no me gustaba.
Jajaja, lo del apio está muy bien, luego cuando crezca me hago una rica ensaladita de apio y pétalos...
Gracias por pasar por aquí ;)

ESGARRACOLCHAS dijo...

El sexo mal-herido de amor. Estupendo poema, hermano.
Saludos y feliz 2012

Igor dijo...

Fuera del tiempo, lejos de los hombres, en un abrazo acunado.
Feliz y generoso 2012.

Julio G. Martín dijo...

Buen 2012 a todos.
Esgarracolchas e Igor, muchas gracias por venir por aquí y un abrazo fuerte.