Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

martes, 22 de noviembre de 2011

De cómo pude volver a degustar las mieles de nuestro amor, me sentí tan feliz que no cabía en mí de gozo, te ví disfrutar y reir libre y apostar por nuestra relación. De cómo luego cambiaste de idea y yo lloré sin que nadie se enterase.

Me pediste que te acompañase
me dejaste amarte
me amaste
me mostraste cómo nos sentíamos
y me dijiste adiós

8 comentarios:

Irene Comendador dijo...

Me encantan estas historias en las que el enunciado es mas extenso casi que el mismo texto jeje
Y que triste es saberse amado para después te desechen, nos pasa a tantos.....
Besos resucitadores nene y genial entrada como siempre :DDD

Julio G. Martín dijo...

Gracias doctora, casi no, el título es mucho más largo, jajajaja
Pero es que no quería que el texto fuese largo porque "se supone" que todo eso pasa en una hora...
Besotes

mireia martinez dijo...

Te doy la razon Irene , es jodido entregarte a alguien y despues te dejan
Bonito Julio , pero me entristece he llorado yo tambien en silencio

TORO SALVAJE dijo...

Tan cambiantes que damos miedo.

Saludos.

María dijo...

Cómo duele ese adiós, qué sabor amargo deja en el alma, cómo se rasga con esa despedida, ¡cuánto duele!

Gracias por el bello comentario dejado en mi blog, el otro día se me olvidó enlazarte en mi lista, ya te dejé enlazado, y como seguidor, tu blog es hermoso y no puedo perder de leer tus letras tan sensibles.

Un beso.

Esgarracolchas dijo...

Así de simple. Lo sencillo siempre es mejor.
Saludos

Respirando entre palabras. dijo...

En una hora has vivido tanto?
Guauuuu, tu si que eres rápido...
Intenta enterrar el dolor en apenas 1 minuto.No crees que le dedicaste demasiado a algo que tal vez ni valió la pena?
No te ofendas por lo dicho, pero no da para sentir más cuando el supuesto "amor" se muere en un abrir y cerrar de ojos.
Besote

Julio G. Martín dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y sobre todo por pasar por aquí.
Respirando, llevaba años esperando esa hora y el amor sigue mordiendo fuerte...no murió, sólo se alejó. No sé cuanto...
Besos