Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Hoy

igual que ayer mañana y siempre
Soñé contigo
Dormido de felicidad y de tu cuerpo
Mágico desnudo impertinentemente bello
Hasta dolerme en la mirada y en los dedos
En la lengua en las pasiones y en el alma 

Soñé contigo
Desperté cuando encontré tu poesía
Para volver a dormirme en tus palabras
Acunado en un te quiero escandaloso
Sonrientemente hinchado de frescura

Dormirme y soñar contigo
Con ser contigo cuando vives la sonrisa
Frescamente enamorada de ti misma
Saltarina
Chispeante suavecita misteriosa
Tan tú que me derrites desde el cielo

Y soñar contigo
Con ser contigo cuando muere tu mirada
Y se desprenden ilusiones de cristal multicolores
Precipitadamente frágiles
Con ser entonces más contigo

Hoy soñé contigo
Hoy soñé que me soñabas
Y la noche me guiñaba una luna
Regaladamente dichosa y redonda
Porque nos soñamos.

2 comentarios:

María dijo...

Soñar, volar
dejarse llevar
por los sueños
con libertad
inventando miradas
desnudando almas.

Me encanta tu manera de transmitir, lo haces con profundos sentimientos.

Un beso.

Julio G. Martín dijo...

Grcias María, me encanta tu blog. Está llenito de regalos para corazones. Además tienes una música preciosa que lo acompaña.
Gracias por tus comentarios y por seguir el mío.
Me alegra que te guste.