Gracias por venir.


Gracias por pasar por aquí.

El amor es esa enfermedad incurable,
que produce estados de dulce melancolía
y de sueños despiertos.
Dejo aquí mis síntomas, en forma de poemas,
escritos, dibujos, canciones...

Estás en tu casa. Ponte comod@.
Me gustan las críticas sinceras.
Espero que disfrutes.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Proposición indecente.

Me muero por hacerte una proposición indecente
Pero de lo más indecente
Una de esas en las que yo te digo lo que te haría si me dejaras
Un delirio de jugosos revolcones y de lenguas relajadas
Un empujón de deseo entre tus muslos calientes

Me muero por lamerte las pasiones y las tetas
Por morderte los pezones
Por hacer que cierres los ojos y que gimas y te agites
Mientras te digo al oído lo que siento hasta que grites
De placeres convertidos en sorpresas

Me muero por separarte las piernas y los labios
Por meter fuego entre medias
Deshaciendo líquidas melodías escritas con mis dedos
Lubricados con saliva y otras partes de mi cuerpo
En tus lugares más sabios

Me muero por tumbarte en mis rodillas boca abajo
Y hacer que pidas lo que quieras
Que me digas cosas que nunca dirías de otro modo
Hacer que se mueva el mundo que llevas en el rostro
Yo te lo hago

Me muero por hacerte una proposición imposible
O no tan imposible
De esas en las que me derramo sobre tu piel
Mientras tirita tu vientre destilando miel
Amor impredecible

8 comentarios:

Irene Comendador dijo...

El deseo y el ardor de lo no nombrado, la dulce melodía que se exterioriza con la proximidad de los cuerpos embravecidos... reclamo de sensaciones y tibios delitos... Magnificas letras por las que te mueres, por las que cualquiera querría morir. Fantastico Julio, como siempre perfecto, indecente, explendido.
Besos mortecinamente indecentes ;D

Julio G. Martín dijo...

Irene, eres tan buena manejando el lenguaje, que conviertes el comentario en literatura.
Muchas gracias. Ahora me acerco a leerte yo a tí.
Ah, y que nadie se quiera morir, que la vida tiene cosas tan bonitas como la realización de esos ardores no nombrados...
Un beso.

Respirando entre palabras. dijo...

PRECIOSO!
Solo que yo iría a lo práctico en ese caso.Simplemente HARIA, sin proposición mediante.
Pero te seré sincera, en la forma que lo relataste, me harías dudar,jaja.
GENIAL!
Besos

Julio G. Martín dijo...

jajajaja

Uol Free dijo...

"Una de esas [proposiciones] en las que yo te digo lo que te haría si me dejaras".
Este verso abre todo un mundo de posibilidades. Lo siento mío je je.
Saludos!!

Julio Benavente Caballero dijo...

Uol Free, Tuyo para siempre (el verso) ;)
Saludos.

Uol Free dijo...

Julio, no se me ocurriría pensar otra cosa. Tú eres un caballero y yo una señora.

Julio Benavente Caballero dijo...

Jajajaja.Un abrazo